[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Santiago Santos, fotógrafo Salmantino de reconocida trayectoria y organizador de varias exposiciones sobre Patrimonio Cultural y Arquitectónico para la Junta de Castilla y León nos ha hecho llegar varias imágenes tomadas en Candelario cuyo motivo principal es la batipuerta, un elemento arquitectónico que junto con las regaderas (canales llenos de agua que recorren las calles de la villa) representan la principal singularidad urbanística de esta población de la Sierra de Béjar.

Sobre la finalidad de la batipuerta se barajan tres “teorías” que en realidad no son excluyentes entre sí. La primera es la protección del interior de las viviendas de las inclemencias meteorológicas de la zona (nieve y lluvias torrenciales). La segunda explicación de su utilidad es que al estar gran parte de las casas dedicadas tradicionalmente a la producción chacinera, la batipuerta impedía la entrada de alimañas al tiempo que permitía la correcta ventilación del interior.
Quizás la más singular de estas explicaciones sea la última. Durante siglos la matanza de los animales se realizaba en la calle frente a las viviendas. Las batipuertas cuentan en su inmensa mayoría con una argolla o con un agujero que servía para atar a las bestias que iban a ser sacrificadas mientras el matarife se refugiaba tras ella en el momento del sacrificio de los animales.
Independientemente de su finalidad original, todas ellas tienen un diseño propio lleno de detalles y grabados originales en la madera. Cuando visites candelario, búscalos y a través de ellos podrás conocer parte de la historia de esta villa originaría del siglo XII.

Si te parece interesante esta noticia no olvides compartirla a través de las redes sociales y hacer clic sobre el “me gusta” que aparecen al pie de esta noticia.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_media_grid grid_id=”vc_gid:1469104965180-e3e5e942-a59a-6″][/vc_column][/vc_row]